Vida y obra de Duarte en el Museo de Cera

Su amor por Juan Pablo Duarte, la Patria y el país, lo tuvo claro desde muy joven, por eso al contar la historia del Padre de la Patria, la fluidez al conversar denotó que su objetivo principal es el de inculcar los valores patrios en la nueva generación. Hablo de Juan Isidro Núñez, director y creador del Museo de Cera Juan Pablo Duarte.

Como un lugar fuera de lo común, define Núñez el museo donde están  las estatuas hechas de cera que recrean la vida del prócer, escenario creado por la Fundación Luces y Sombras.

Juan Gilberto Núñez director del Museo de Cera Juan Pablo Duarte

Al iniciar el recorrido, es inevitable no sorprenderse, por lo real que aparentan las piezas y lo trabajado que están los detalles, las facciones de los protagonistas, además de la ropa y las posiciones en las que están colocados. “Quisimos hacer un diseño que a los niños les llamara la atención, había que hacer algo más impactante para que los jóvenes pudieran comprender y atender con interés la explicación sobre el Padre de la Patria.

Un Duarte común y corriente, con el que cualquier persona se puede identificar, así se ve sentado en un banco con una guitarra en mano, tocándole a la Nona Bobadilla, una de sus novias, quizás, una canción de amor, y aunque este episodio no está recreado en los libros, por lo que solo es una suposición, este héroe nacional contaba con una formación musical.

“La vida de Duarte está recreada en 13 dioramas que fueron los episodios más importantes de su vida y la vamos viendo como si fuera una película que la fuéramos pasando capítulo a capítulo”.

Su bautizo es el primer diorama. En este se encuentran los integrantes de su familia mientras el pequeño recibía el agua bendita en la Iglesia de Santa Bárbara. “Se puede ver a Duarte con su familia en esta etapa tan importante de su vida, sus padres eran católicos por ello fue bautizado en esta iglesia”.

Aunque los cuadros no son la atención principal del lugar, no están excluidos; obras de pintores como Melanio Guzmán, Jerez Santana y Joel Puello, retratan los momentos más importantes en la vida de Duarte. “Ese por ejemplo es una alegoría de la reunión de la Trinitaria”, comenta Núñez, mientras aprecia el cuadro.

La vida de Duarte estuvo marcada desde pequeño. Cuando tenía nueve años ocurre la invasión haitiana en 1822, lo que obliga a sus padres a buscar profesores particulares para que continuara con sus estudios, ya que los haitianos hicieron desaparecer la mayoría de las escuelas e intentaron imponer su idioma y costumbres.

Años más tarde y a raíz de la situación que se vivía en República Dominicana Duarte es enviado a estudiar fuera del país. “Se fue por tres años; primero en Estados Unidos, luego a Europa y terminó en Barcelona, allí tuvo la oportunidad de ver cómo se estructuraban todos esos procesos de una sociedad moderna y democrática o que le dio herramientas necesarias para luego volver a su país y lograr la Independencia Nacional”.

Las palabras del capitán del buque en el que Duarte viajaba cuando se fue a estudiar hicieron que este afianzara aún más su compromiso de luchar por la independencia: “este le pregunta si no le avergonzaba que su pasaporte dijera República de Haití, y Duarte muy avergonzado discutió con el capitán y le dijo que le iba a demostrar que él era dominicano”.

A los 19 años el padre de la Patria regresa al país e inicia una escuela improvisada en los almacenes de la Atarazana, propiedad de su padre, esto lo hizo con el objetivo de enseñarle a sus amigos las estrategias que había aprendido para poder pelear contra los haitianos.

De ahí en adelante la historia es otra, el pueblo dominicano fue liberado el 27 de febrero de 1844, y aunque luego de esta separación de territorio, el presidente Pedro Santa realiza la anexión a España, Duarte, quien estaba exiliado, vuelve para de nuevo pelear por su Patria.

VALORES
Padre de la Patria

En el patio de la que fue la casa de lafamilia Duarte y que hoy es el Museo de Cera, se puede apreciar una frase del padre de la Patria que reza: ”Ningún poder de la tierra es ilimitado ni el de la ley tampoco. Todo poder dominicano está y deberá estar siempre limitado por la ley y esta por la justicia, la cual consiste en dar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here