Restos hermana de Duarte están en iglesia Santa Bárbara

Santo Domingo-La decisión resuelta del gobierno para rescatar y restaurar la iglesia de Santa Bárbara, a día de hoy en su tramo final, desentraña más eventos que se agregan al hallazgo reciente de decenas de osamentas allí: debajo de ese templo, en algún lugar, están sepultados los restos de Ana María Duarte, hermana del patricio Juan Pablo Duarte, fallecida cuando aún no había cumplido dos años de edad.

Su deceso fue certificado el 9 de octubre de 1816, y las pruebas están a manos para la historia.

De Ana, que fue parte de un ramal de once hijos del comerciante español Juan José Duarte Rodríguez y la seibana Manuela Díez Jiménez, no se sabe con rigor de las causas de su muerte.

Sí se conoce ahora que en la constancia sobre su defunción se establece que “se enterró en la capilla de Nuestra Señora del Rosario, de la parroquia de Santa Bárbara, con repique y oficio cantado” .

Primeros hallazgos revelados
Los trabajos de rescate y restauración de la iglesia de Santa Bárbara, un monumento de la era colonial donde fue bautizado el padre de la patria, Juan Pablo Duarte, ya habían revelado asombrosos hallazgos, cuando el sabado 16 de este mes Listín Diario dio a conocer entre los más prominentes, para esa ocasión, eran unas criptas centenarias con decenas de tumbas.

Hay osamentas, en cantidades no establecidas todavía, por todo el patio de la plaza, y se han encontrado restos hasta incrustados en paredes del templo.

Por el momento, ninguno de los despojos tiene identidad, aunque los hechos apuntan a sepulturas a partir del siglo XVI .

Detrás de la capilla, dentro del espacio de una pared, dos manos artificiales sostienen una barra de metal que parece establecer una línea central divisoria del templo, como “un ruego a Dios”, para que sostenga la estructura.

Juan Gilberto Núñez, el hombre que ha diseñado y dirigido todo el proyecto de restauración de la Iglesia, le mostró a Listín Diario el progreso de esta obra, que el presidente Danilo Medina encargó a la responsabilidad de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado(OISOE), cuyo titular, el ingeniero Francisco Pagán, supervisa constantemente su desarrollo.

Cinco de las criptas descubiertas hasta ahora, pero que según asegura Núñez hay otras tantas en la iglesia, han sido saneadas y fumigadas, siempre bajo orientación de arqueólogos involucrados en el proceso.

La presencia de osamentas fuera de la iglesia de Santa Bárbara se debió a que cuando las bóvedas estaban llenas, los restos mortales eran exhumados, para hacer espacio a otros cadáveres.